La Inmediatez

Me había prometido escribir al menos un Post semanal pero no he conseguido cumplirlo. Y no ha sido por falta de tiempo. Ha sido sencilla y únicamente por que se me había roto el ordenador. Así de simple.

Tiene gracia que, para el oficio en el que menos material se necesita en este mundo como es el de escribir, pueda paralizarme un suceso tan banal como el hecho de que se me rompa el portátil. Se me había quemado el disco duro, o eso dijeron los técnicos de Apple a los que nadie excepto ellos mismos entiende.

En los días posteriores a tan aciago accidente me sentí incapaz de escribir nada que no se correspondiera con una obligación profesional o académica. No tenía ni ganas ni fuerzas para hacerlo y sentía que sin mi principal herramienta de trabajo me iba a ser imposible plasmar nada bueno. Estoy tan apegado a mi portátil que, en el momento en el que me dejó de funcionar, se me calló el mundo encima.

ordena blog

Este suceso ha hecho que me de cuenta… hasta que punto soy mal escritor. Las tecnologías y la inmediatez están destrozando mi creatividad y la de muchos otros como yo, hijos de nuestro tiempo. Soy incapaz de escribir a mano por que no tengo la paciencia suficiente. Digamos que mi cerebro va demasiado rápido y mi mano no consigue mantener el ritmo. Y eso me desespera. Estoy tan preso de la inmediatez que no soy capaz de dedicarle el tiempo necesario a una idea.

Es triste, pero es verdad. ¿La tecnología facilita mi labor? Por supuesto. Pero, ¿de forma correcta y beneficiosa?

Tengo miedo, mucho miedo de que, en lugar de ayudarme, lo que en realidad me está haciendo es impedir que piense con claridad. Mi forma de abordar las historias es frenética. Pienso una acción y a los dos segundos pienso la siguiente y me aburro de la anterior. Tengo miedo a que haya detalles que se me estén pasando en las historias que escribo.

¿Será el cine? ¿Será la televisión? Estamos tan acostumbrados a recibir las cosas de forma tan inmediata que nos estamos convirtiendo en máquinas incapaces de contemplar. Y eso es muy peligroso. Por que contemplar es lo que nos hace humanos. Y contar historias también. Y la forma de encontrar buenas historias es contemplar la realidad. Solucionad vosotros esta premisa y sacad conclusiones.

Es importante observar cómo vuelan los pájaros. Pero, ¿Y si me estoy perdiendo el batir de sus alas? A veces el hecho de volar es más bonito que el saber a dónde van. O entenderé mejor su destino si observo la forma en la que vuelan.

54256b6db2c33

Estoy tan encadenado a la inmediatez que no se si conseguiré averiguarlo. Hoy por hoy me conformo con intentar ir más tranquilo por la vida. Y, tal vez, contemplar…

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s